Una de las frases más habituales cuando una persona que conduce después de haber bebido es la de “Yo controlo…”. La realidad es que el consumo de ALCOHOL Y DROGAS afecta mucho a nuestra conducción. Puede ser que aparentemente puedas conducir normalmente pero la realidad es que tras el consumo de ALCOHOL Y DROGAS disminuyen drásticamente la capacidad de reacción, de frenado y de detención del vehículo con lo que tenemos una mayor probabilidad de tener un accidente. A continuación te mostramos una tabla con las distancias de reacción, frenado y detención con y sin alcohol.

ALCOHOL Y DROGAS

 

Comparte este artículo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR