En nuestro vehículo hay 5 líquidos que hay que tener controlados… ¿Por qué?… pues es bastante sencillo. Sus correctos niveles harán que el motor funcione bien y que no tengas que hacer visitas prematuras al taller con lo que eso supone… Los niveles que es muy recomendable tenerlos siempre vigilados, son los siguientes:

ACEITE: El más conocido y por el que más nos preocupamos ya sea de cambiarlo o de vigilar si está por encima o por debajo de sus niveles normales, ya que puede generar horribles y carísimas averías en el vehículo. Si al revisar está bajo, se puede rellenar (siempre intentando completar con uno de la misma clase) o bien llevarlo al taller y cambiar el aceite. Si el nivel es alto, es necesario eliminar el sobrante y que un experto revise que no se ha producido ningún tipo de avería (ambas cosas en un taller).

CONTROL DE NIVELES LÍQUIDOS - APUNTO RENT A CAR

REFRIGERANTE: Su función es la de evitar un sobrecalentamiento ya que absorbe el calor en el motor, también evita que el circuito interno del motor se congele en invierno. Es necesario cambiarlo cada 20.000 km aproximadamente. Si al revisar el nivel es bajo, lo podemos rellenar con ayuda de un embudo. Si es alto, hay que eliminar el sobrante y hay que hacerlo en un taller.

LIMPIAPARABRISAS: Otro líquido a revisar y que ayuda a tener el parabrisas limpio y evitar problemas en la ITV. Si el nivel es bajo, es recomendable con ayuda de un embudo rellenarlo con líquido específico para ello, siempre teniendo cuidado de no pasarnos con el líquido.

LÍQUIDO DE FRENOS: Otro de los líquidos fundamentales y que es bueno cambiar cada dos años para asegurarnos el buen funcionamiento de los frenos de nuestro vehículo. Si el nivel es bajo lo recomendable es ir al taller y revisar también las pastillas de freno. Si el nivel es alto, sería extraño con lo que mejor también preguntar a un mecánico especializado.

LÍQUIDO DE DIRECCIÓN: Si nuestro vehículo tiene dirección asistida hidráulica o electrohidráulica, tendremos que revisar anualmente el nivel del líquido. Si es bajo, podremos rellenarlo nosotros mismos siempre con el líquido recomendado por el fabricante. Si es alto, también será extraño, con lo que sería bueno preguntar al experto.

Un control periódico adecuado de estos niveles será bueno para mantener nuestro vehículo en óptimo estado para la conducción.

 

Comparte este artículo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies